Primera Compañía, Cuerpo de Bomberos de Santiago

Cuartel

Un Cuartel con “Calor de Hogar”

Ubicado en pleno centro de Santiago, a escasos metros del Cerro Santa Lucía y del Museo Nacional de Bellas Artes de nuestra Capital, a diferencia de la mayoría de las Compañías de Bomberos, cuyos Cuarteles se pueden divisar a cuadras de distancia debido a la arquitectura simple y abierta, el cuartel de la Primera Compañía de Bomberos de Santiago pasa inadvertido.

De estilo neoclásico francés de tres pisos nos alberga desde el año 1980, su interior tampoco tiene que ver con la imagen que muchos pueden tener de un Cuartel de Bomberos. Un amplio hall de entrada, dan la bienvenida al lugar. Al frente dos grandes puertas de madera resguardan el salón de reuniones, que se caracteriza por su extrema formalidad y elegancia.

CuartelEn sus costados la sala de máquinas de nuestra querida bomba a vapor, la “Ponka” y por el otro lado nuestra Bomba “Mapocho” y carro de rescate “Huelén”, dan cuenta del pasado y del presente de la Compañía, donde la tecnología, vanguardia y tradición se conjugan en su máxima expresión.

Para llegar al segundo piso, nos conecta una hermosa escalera con barandas de bronce y fierro adornada por un imponente y centenario vitral con el escudo de esta casa Primerina. Una vez en el segundo piso, un hermoso hall de recepción acoge al visitante, en el que se puede encontrar una hermosa biblioteca que guarda celosamente la historia de esta tradicional Compañía de Bomberos. Libros que datan del año 1863 pueden encontrarse en esta gran y espectacular biblioteca.

En este nivel, también se encuentran grandes salones amoblados con “Calor de Hogar”, un gran bar y casino, donde los voluntarios comparten sus alegrías y anécdotas pasando entretenidas horas tras un juego de cacho o dominó. Una gran terraza techada de vidrios, que tiene la ventaja de tener de telón de fondo un hermoso jardín de estilo francés con piscina para disfrutar del verano en compañía de los amigos, hacen de este inmueble un gran centro bomberil, donde adultos y jóvenes comparten amenamente hasta la caída de los timbres, que alertan de una emergencia.

En este piso también se encuentra un rincón muy apreciado por la gran mayoría de los voluntarios y especialmente por la Guardia Nocturna. Se trata de la gran sala de juegos, equipada con una centenaria mesa de Pool donada hace más de 90 años por Don Teodoro Van De Wyngard para la Primera Compañía de Bomberos de Santiago. Es en este salón donde los voluntarios más jóvenes comparten entretenidas horas a la espera de un acto del servicio.

En el tercer piso, se podría decir que se encuentra la columna vertebral de la Primera, ya que el costado oriente lo ocupa la Guardia Nocturna, mientras que por el poniente está la Sala de Oficiales con monumentales estandartes que dan cuenta de los más de 100 años de vida de la Primera. Asimismo en este nivel las oficinas del Secretario, Tesorero y Ayudantes, más una sala de estudio hacen de este espacio un lugar crucial para el presente y futuro de la compañía.