Primera Compañía, Cuerpo de Bomberos de Santiago

Noticias

Romeria en Homenaje a nuestro Martir René Carvallo C

El pasado 10 de agosto nos reunimos en nuestro Cuartel para rendir homenaje a nuestro Martir René Carvallo C. al cumplirse el sexagesimo noveno aniversario de su fallecimiento. En una solemne Sesión nuestro director se dirigió a la Compañía dirigiendo unas emtivas palabras sobre la vida de nuestro Martir. Finalizadas las palabras de nuestro director nos dirigimos a las calles Portugal esquina de Av. Matta lugar del accidente.

IMG-20150810-WA0024

 

 

 

 

 

 

En las esquinas antes citadas nuestro Vol. Honorario Francisco Garcia F. dió lectura a un discurso que a continuación se puede leer:

 

RENE CARVALLO CORREA

 06 DE FEBRERO DE 1914 / 08 DE AGOST0 DE 1946

PRIMERINOS:

A solicitud del Sr. Director y con profundo orgullo, me presento ante la Compañía, para dirigir a ustedes unas palabras a la memoria, del que fuera hace 69 años, el Tesorero de la Cía., con 11 años de servicio y que inmolara su vida en el servicio del deber hacia los demás, aquel lejano y siempre presente 8 de Agosto de 1946, cubriendo de gloria y honor a su querida 1° Compañía.

Hoy, quiero invitarlos a que nos sumerjamos en la atmosfera que rodeó aquel día de tan infausto resultado…

Son las 19:00 de un frio día de inverno y del interior del Cuartel, en el segundo piso, a través de los vitreax de las pequeñas ventanas de una casita de estilo inglés, que dan a calle Moneda, se observan algunos voluntarios compartiendo. Señal inequívoca de que estaban en ameno encuentro camaradas, por siempre haciendo vida de Cuartel.

En el Bar…, en la mesa habitual ya estaban junto a Rene Carvallo, el Capitan Alfredo “Loco” Rodriguez y otros voluntarios como Ramón “Alimaña” Santelices, Raúl “Negro” Montt, Esteban Toro y Sergio Rodriguez departiendo en sana convivencia unos competitivos cachos.

A las 19:55 horas, suena la alarma y raudamente los voluntarios bajan por el tubo directo a la Sala de Máquinas a tripular la REO en dirección al Santiago Sur, más específicamente a un Incendio, el número 74 del año en la esquina de Portugal y Av. Matta.

Mientras la ciudad de Santiago con sus calles aun adoquinadas y luciendo los rieles de los otrora carros que por ellas circulaban…, raudamente nuestra maquina enfila por la Alameda y luego por calle Portugal, con su papí y su clásica campana a los vientos. Va comandada por el Capitan don Alfredo Rodriguez, y con tripulación nutrida

Hasta ahora, nada hacía presagiar a eso de las 20:10…,  lo que a pocas calles del incendio sucedería.

Cabe recordar que nuestra querida REO era una bomba que poseía una cabina para piloto y copiloto y era tripulada por los voluntarios al exterior, sobre asientos de madera espalda con espalda y manteniéndose fijo a los asientos por correas de seguridad de cuero, las cuales abrazaban a un brazo cual cintillo de seguridad.

Al tiempo que el Capitan impartía las instrucciones para el desarrollo de la emergencia y mientras avanzaban por calle Portugal; al llegar a la esquina con 10 de Julio nuestra maquina es impactada violentamente por una camioneta repartidora de pan, patente GU-75 conducida por Basilio Riffo Soto, la cual iba sin frenos. Con lo que el choque artero…, fue brutal y pese a la envergadura de la Reo, la máquina se desestabiliza, remeciendo a todos los que la tripulaban y saliendo a la vista de todos…, Carvallo despedido de ella cayendo al pavimento y azotando su cabeza contra la cuneta de piedra, perdiendo el conocimiento y manando sangre…, sangre sagrada, y quedando en el suelo inerte dada la gravedad del golpe.

Luego los hechos se desencadenarían  en cruel e inolvidable transcurso.

La ambulancia que llevara el cuerpo del malogrado voluntario era también tripulada por el Capitán con destino a la Posta Central.

En el intertanto la noticia se hacía saber a la familia y al poco rato, Don Luis Carvallo y la Sra. Laura Correa, padres de nuestro voluntario, junto al Director Ernesto Roldan,  Hernán Llona y Arturo Vargas, permanecen en sentida vigilia junto al maltrecho René, esperando que talvez, un milagro pueda detener lo inexorable de tal mal pronóstico médico.

Es así que siendo las 21:50 deja de existir nuestro querido amigo y voluntario…y quien junto a Adolfo Ossa de la Fuente, pasa a la  Inmortalidad de aquellos selectos hombres que en su heroísmo y sacrificio lo dieron todo…, incluso su vida por el auxilio del otro.

Es curioso como esta tragedia dio un aviso anticipado, pues meses antes, el voluntario de la Cía., otro Rene…, pero de apellido Diaz de Valdés, en este caso, un 19 de Mayo cuando acudía en su vehículo a un incendio es impactado en Ejército y Domeyko por otro vehículo y lo llevará a estar 28 días en la posta y conllevar una larga recuperación.

Nos queda, además del dolor, el recuerdo de su potente voz, su risa franca y ruidosa y mientras la compañía está de duelo, cabe señalar que ese año la Compañía estaba integrada por 97 voluntarios y de ellos 59 eran Honorarios y 38 los Activos y que al año del martirologio de René, es elegido por la Junta de Oficiales, Don Alfredo Julio Bañados para dedicar una placa e instalarla en la Guardia Nocturna, que llevará desde ese día su nombre y las nobles líneas y el lema: LA HONRO CON SU VIDA Y LA ENALTECIO CON SU MUERTE.

René, tu ejemplo y sacrificio, al no rehuir de las responsabilidades, ni transar con las obligaciones y deberes del servicio, nos lleva hoy, a meditar sobre nuestro accionar y a pensar…

¿Qué pasaría si hoy muere un compañero de Bomba en acto de servicio?,

¿Cómo lo afrontaríamos?,

¿Cómo sería esa nueva vida de bomba y de cuartel?

¿Qué viene para adelante?

Evidentemente algo nuevo…, algo diferente…, algo mejor.

Mientras reine en nuestras filas mucha alegría y sinceridad, con los sagrados ideales de la amistad, compañerismo y el respeto…, no solo por las tradiciones e historia…, sino por la palabra savia,  justa y equilibrada…, como por las hazañas y anécdotas que los más  antiguos nos enseñan…, el sacrificio no es en vano.

Es así como se va formando el alma Primerina…, así van aprendiendo los más jóvenes y recién ingresados…, el por qué nuestros viejos gustan de lucir en sus pechos las brillantes medallas ganadas con amor y sacrificio…, así comprenden cuánto vale la Vida cuando el destino es hacer el bien sin esperar por ello recompensa o halagos…, aprenden a sentirse orgullosos de vestir nuestra roja cotona…, relevando a aquellos que cuando jóvenes lo dieron todo y así continuar, con una cadena de valor que se renueva constantemente en el tiempo.

Y rescatando palabras de la Memoria del año 1929, escritas por nuestro querido “tacho Phillips:

Imítenlos…, así nunca dejaremos de reclamar nuestro derecho a que la Primera deje de ser entre las primeras, la Primera

Rene Carvallo Correa, los Primerinos te recordamos con honor, respeto y gratitud, ciertos que junto al sacrificio de Adolfo Ossa de la Fuente y Marcos Cánepa Ekdahl; serán nuestros fieles guardianes del lema “Deber y Constancia”   

 

Francisco García Fuenzalida

Santiago, 10 de Agosto de 2015.


Ver todas las Noticias